Cuando el público manda

FOTOEDITADAALOPOLINO2

Por Adrián Gimenez

Casa Valentina es una obra que se estrenó en Broadway en abril de 2014 y se inauguró en Londres en septiembre de 2015. Fue escrita por Harvey Fierstein quien recreó el dilema de ese momento en  Estados Unidos sobre la sexualidad y los prejuicios con los homosexuales. Como una suerte de Edén en un hotel-hospedaje Casa Valentina recibe a hombres heterosexuales que les gusta vestirse  y actuar como mujeres.

Dirigida por José María Muscari y un elenco impresionante: Pepe Novoa (como Marga), Boy Olmi (Pupé), Mario Pasik (Valentina), Diego Ramos (Gloria), Roly Serrano (Gogó) y Fabián Vena (Georgina) y el actor que hizo de Lucas (Miranda) en reemplazo de Muscari; y la actuación especial de Cristina Alberó (Rita) y de Paula Morales (como la hija de Boy Olmi). Ganadora en 2016 de cuatro premios Estrella de Mar, distinguida como la mejor comedia dramática de la temporada. Asimismo, fue premiado Diego Ramos como mejor actor protagónico, Cristina Alberó como mejor actriz protagónica y la escenografía a cargo de René Diviú.

El público de Concepción del Uruguay se hizo presente a sala llena en el Cine San Martín. Jueves 21:15 dio comienzo un viaje en el tiempo. Escenografía ambientada en la década del 60 y la aparición de cada uno de los actores, fueron recibidos con aplausos por su trayectoria. Vestuario y maquillaje denotan una producción descomunal.

En el inicio de la obra se plantea una posible causa y acusación por unas fotos, luego, la aparición de cada uno de los travestidos, quienes cuentan sus problemas en sus trabajos y su constante lucha contra la sociedad prejuiciosa, sin descuidar la vida familiar que tienen la mayoría esposa e hijos, un tema importante dejando en claro que no son gay. De forma irónica, con mucho humor, se entremezcla el doble sentido. Roly Serrano con sus comentarios y acotaciones sobre su gordura y utilizando la voz de hombre vestido de mujer dice: “trabajo en el ejército como coronel pero de noche soy Gogó, me pongo bombacha y corpiño pero no molesto a nadie”. La trama gira en un encuentro donde todos los personajes se liberan en esta suerte de casa sin prejuicios, se entremezclan acusaciones de gay, y la lucha por organizar la primera asociación que les dará identidad y la posibilidad de luchar por sus derechos.

En el desenlace se produce un quiebre donde el clima, hasta allí jocoso, se convierte en tenso. El espectador sigue la obra con mucha atención esperando un final, tal vez impensado, que le producirá planteos y reflexiones (ver la opinión de la gente) que lo dejarán analizando una obra, que no tiene desperdicios.

 

Una comedia con mucho trabajo. Una escenografía en la cual tardan 5 horas para armarla, más de 20 personas trabajan en ello. Para que los 7 actores que más están en el escenario, realicen un trabajo increíble. El público manda, todo ello podría no tener buenos resultados, pero no es el caso de Casa Valentina. Los aplausos de pie y los rostros sonrientes saliendo de una excelente obra no tiene precio.

El público opina

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: