Les Tributes y una noche cargada de humor

adrianfin

Por Adrián Gimenez

Noche exitosa el sábado en el auditorio Carlos María Scelzi, se presentó el grupo  “Les Tributes”, tributo a Les Luthiers, con su trabajo a “Puro grupo”.

El sketch del regreso de Carlitos fue muy bien interpretado, las canciones con su estilo tanguero de comienzos del 1900 dieron la impronta de lo que iba a ser un excelente espectáculo. El doble sentido de las palabras toma el protagonismo y un Carlitos le dice a otro: “Usted ha sido un amante avezado” “Si es verdad, ha besado a veces si a veces no” le responde. El público atento a todo no dejó escapar nada y acompañó con risas y aplausos en todo momento. Una presentación clara de lo que iba a seguir: música y actuaciones con los sketch “Carta mal leída”, “Añoralgias”, “Educación sexual moderna”, “Payada de la vaca”, “Me engañaste una vez más” un tango muy melancólico el cual está relacionado con la política y “El regreso del indio”.

El narrador aportó su humor con su energía regulada que le daba con su tono irónico y pausado en la lectura una muy buena presentación. Cuando estaban los cinco humoristas en el escenario las voces sonaban muy bien entonadas.

20180512_220908.jpg
“Payada de la vaca”

En todos los intervalos de las diferentes presentaciones, el equipo de sonido estuvo prolijo y bien organizado para el cambio de instrumentos y de la cantidad de micrófonos. Un aspecto negativo; una luz que estuvo intermitente en un momento del show distrajo la atención del público. Las voces, más la cuota de humor, todo muy bien trabajado, hicieron un espectáculo maravilloso.

Para finalizar, el presentador en palabras solemnes, comentó algunos libros de Mastropiero “Los juegos de Mastropiero”; “Cultura es todo incluso Mastropiero”. El capítulo 5 “Mastropiero y la Epistemologia”. “Reputado por todos”. Le generó prestigio en las bailantas. El tema es “Dilema de amor” lo convirtió en popular la banda “Los Brillantes” (Video “Dilema de amor”).

Finalizada la presentación el público los ovacionó de pie, como merecía este grupo de actores, cantantes, humoristas y a todo el equipo que forma parte de Les Tributes.

20180512_223720

 

32116938_1320586774741137_6431049519521071104_n
De izq a derecha: Israel Barreto (médico), Lito Vital (peluquero), Lalo Cáceres (comerciante) Jorge Allois (profesor), abajo Luis Medina (abogado).

 

Ficha Técnica:

Luces: Ana Aparicio.

Musicalizador: Gallito Orcellet.

Asesores: Marianela Pralong, Diego Martínez, Leo Policastro.

Sonido: Rubén de Santa Elena y Martín Hartman.

Arte: Canti Sosa y Manu Cáceres.

Escenario: Gero Barreto y Tano Vital

Vida de Mastropiero:

Johann Sebastian Mastropiero es un compositor musical ficticio. Tiene su origen en el grupo de músicos y humoristas argentinos Les Luthiers quienes, en cada una de sus presentaciones, utilizan diversos personajes, entre los que destaca Mastropiero, quien aparece reiteradamente en sus espectáculos como autor de muchos de sus números musicales.

Se sospecha que nació un 7 de febrero, sin saberse el año, ni el siglo ni aun el lugar, diversos países se disputan su nacionalidad, sin que hasta el momento ninguno de ellos haya transigido en aceptarlo. Su nombre de pila, Johann Sebastian, es materia de discusión, ya que también fue conocido por otros nombres: Peter Illich, Wolfgang Amadeus, Etcétera (por ejemplo, firmó su tercera sinfonía como “Etcétera Mastropiero”). Se sabe que nació de madre italiana y que tuvo un hermano gemelo mafioso, llamado Harold Mastropiero residente en los Estados Unidos.

Su reputación como autor musical es esencialmente mala, como lo presenta el grupo que lo interpreta en la siguiente cita: “Toda vez que -por necesidades económicas- Mastropiero se vio obligado a componer música a pedido o por encargo, produjo obras mediocres e inexpresivas. Por el contrario, cuando sólo obedeció a su inspiración, jamás escribió una nota.” Sin embargo Mastropiero responde a una de las preguntas más importantes del planeta: ‘¿Se trataba de una broma el que justo cuando abriese la boca, sólo saliesen por ella culebras y espantapájaros? Probablemente sí’. En verdad, lo único que se sabe con certeza sobre Mastropiero es que en el Viernes Santo de 1729, la Catedral de Leipzig fue testigo del estreno de una Pasión según San Mateo que, definitivamente, no le pertenece.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: