Historia local: La noche que Gardel dio su último show en el país

Dylan

Por Dylan Beck

Corría el año 1933. Más específicamente era un 7 de noviembre de 1933. Gardel tenía cuarenta y tres años y estaba firmando, esa mañana, frente al escribano público Felipe T. Ibáñez su testamento ológrafo. En él caían -y caen- muchos de los mitos en torno a su persona.

Uno de los temas que más se ha debatido, su fecha y lugar de nacimiento, queda confirmado por él mismo como Toulouse, Francia, y el día, el 11 de diciembre de 1890.

Previo a cumplir sus compromisos en el exterior, su amigo y apoderado legal, Armando Delfino, le aconsejó hacer un testamento.

En el mismo además se reconocía como el hijo natural de Berta Gardés, a quién le corresponderían todos sus bienes luego de su fallecimiento.

Este acto, podría entenderse casi como una premonición. Que a tan pronta edad haya decidido certificar su deseo postmortem, sellando en él su verdadero nombre, Charles Romuald Gardés, y reconociéndose hijo adoptivo del Río de La Plata.

Tal vez presentía el “zorzal criollo” que algo no iba a andar bien, o tal vez fue solo una simple coincidencia, es aún una incógnita sin resolución.

image002
Testamento de Gardel

Ese mismo día, el 7 de noviembre, dejó el país. Para siempre.

Esta historia es ya muy conocida, pero hay otra que los libros se han encargado de no enaltecer, la vez que Gardel dio su último show para público abierto en nuestro país, una historia que transcurrió en Concepción del Uruguay.

Gardel y su gira por el interior

Gardel había comenzado 1933 rompiendo tajantemente su relación comercial con su ex compañero de dúo, y por ese entonces manager, José Razzano por diferencias comerciales.

El morocho del Abasto había conocido en el mes de Julio a Hugo Mariani- director y creador de la sinfónica de Nueva York quien, impresionado por su voz al oírlo cantar, le sugiere un viaje a Nueva York para presentarlo al público estadounidense. Días después llegaría el contrato.

Los días siguientes, previos a su partida al exterior, Carlos se dedicó a continuar con las giras por el interior, recorriendo numerosas ciudades de las provincias de Santa Fe, San Juan, Córdoba, Buenos Aires, Mendoza y Entre Ríos. Cantando en teatros y radios y grabando numerosas obras en todos los meses de ese año.

En este momento de la historia, el teatro Avenida de Concepción del Uruguay, ubicado sobre la actual calle Juan Perón (ex Vicente H. Montero), se había vuelto uno de los principales escenarios culturales, sino el más importante, de toda la ciudad. Allí actuaron figuras muy importantes desde su apertura y el día que llegó Gardel a la ciudad y actuó allí, selló su historia grande para siempre.

La prensa de la época, sin embargo, se mantuvo casi indiferente. El periódico Los Principios, de tirada provincial y cuyas oficinas se ubicaban en 8 de Junio y Ameghino, tituló, un día antes del espectáculo, una nota que nada tenía de vinculación con el show del año que se iba a producir en la ciudad: “Escandalosa sesión en el Concejo Deliberante de Buenos Aires” estaba impreso en la tapa, en la cual relataban, en el cuerpo de la noticia, la pelea entre los concejales Ghio y Beshinnsky, donde dijeron palabras que la prensa capitalina no iba a repetir por “respeto a los lectores”. En la misma página, había otra noticia que curiosamente no parecía ser tan importante, aunque la historia la ubicaría en un lugar ponderante, el abandono de Alemania de la Liga de las Naciones, donde exigían que Alemania pueda tener “pariedad de armamentos con las grandes potencias”.

Fue recién en la página octava que el periódico anunciaba la visita del máximo ídolo de la época a la ciudad. El mensaje era claramente publicitario “Cine Teatro Avenida. Sábado 21. Debut de Carlos Gardel”. No se necesitarían más palabras para describir lo que ocurriría la noche siguiente.

image004
Archivo René Grosignani

En el apartado de Sociales, relataba el medio “Ha despertado entusiasmo el debut de Gardel” contando que quedaban pocas entradas y que iba a haber además proyección de cine luego del show de la película “No más orquídeas” de Carole Lombard.

Las ventanas se abrieron a la voz del Zorzal

Había pasado ya la medianoche y el viernes se había terminado. Gardel había arribado a la ciudad para actuar al día siguiente y un grupo de jóvenes estudiantes, que idolatraban al cantor, se acercaron hasta las puertas del Hotel París, porque no aguantaban la emoción y la ansiedad de ver a Gardel.

image005
Colección Gelo Mazzarello. Vista exterior del Hotel París. Foto 1920

Dentro del lugar estaba la embajada artística, que estaba descansando después de un largo viaje y una gira que se iba a extender hasta el Uruguay. El morocho del Abasto salió del hotel esa madrugada, postergando su tiempo de descanso, para saludar a sus seguidores, todos estudiantes del Colegio Justo José de Urquiza. Descendió a la plaza Ramírez y se lo vió con una bufanda, que pese a que no hacía casi nada de frío le era indispensable para proteger su garganta.

Uno de los presentes le pide que interprete una canción y sin hacerse esperar mucho comienza a interpretar a capella una de sus más hermosas canciones “Palomita blanca”, el vals de Aieta y Giménez.

En cuanto Gardel comenzó a cantar, cuenta la historia popular y transcribió la prensa, la madrugada se pobló de emoción y todas las calles que bordeaban la plaza, que por ese entonces tenía una fachada casi colonial, comenzaron a abrirse las ventanas.

Su personalidad era increíble, eso es cierto, pero era su voz la que había logrado penetrar todas las casas del microcentro uruguayense. Todos los vecinos habían abierto sus ventanas para escuchar  el mágico sonido de sus cuerdas vocales.

Todo un pueblo con sus ventanas abiertas en un clima de arte cuasi milagroso. Gardel era irrefutablemente un milagro y su voz, la que mejor cantaba la canción rioplatense.

La noche del show

Al día siguiente de su improvisada interpretación en la plaza Ramírez, a eso de las 20:30 hs, Regimo Felix, pasa a buscar a su amigo Lorenzo Duten con su bicicleta. “Tito, vamos que hoy actúa Gardel en el Avenida”, le dijo invitándolo a ir al espectáculo. Recorrieron desde ese punto de la ciudad, Yrigoyen 1679, hasta Juan Perón 330, un total de 37 cuadras. Tito tenía 10 años y fue junto a su amigo, de más o menos la misma edad, hasta el teatro ubicado en la zona céntrica. Dejaron sus bicis en la puerta, en la vereda de enfrente, y vieron un teatro colmado, que hoy, 85 años después recuerda como un público mayoritariamente de hombres, que no habían llegado a entrar por la ausencia de capacidad.

Tito no vió llegar a Gardel caminando, pero se sabe que no fue en vehículo, sino que decidió caminar las seis cuadras y media, desde el Hotel París, ubicado frente a la plaza principal, hasta el teatro y que llegó temprano. Había ya algo de público en la puerta y les dijo que si se comportaban de manera adecuada, él los iba a dejar, e ingresó a su camarín.

Por esos años el teatro tenía uno de los camarines más bellos de la ciudad y era el lugar que elegían los artistas para tocar por su belleza y calidad de sonido. Además de tener palcos con butacas muy lindas.

La calle -hoy llamada- Perón, era una calle angosta y de tierra, donde comenzaban a construirse casas nuevas derrumbando las coloniales, el barrio era el más viejo de la ciudad, el “Puerto Viejo”.

Gardel subió al palco pasadas las nueves de la noche y los primeros lugares estaban ocupados por la alta sociedad uruguayense, quienes ya habían adquirido sus entradas con anticipación. Afuera, una gran cantidad de personas que se habían acercado para escuchar el espectáculo del año.

Gardel salió del camarín con un traje muy oscuro, que había lucido perfecto con el sobretodo negro que utilizó en su caminata hasta el lugar- y un pañuelo blanco por fuera del saco que le colgaba del cuello a la altura del pecho. Estaba adelgazando debido a que en pocos meses iba a estar grabando películas en Estados Unidos, por lo que no era por esos años ni un hombre delgado ni subido de peso, como años antes supo estar. Ya estaba preparándose para liquidar las entradas de los cines con las películas que produciría Parmout y su contextura física era muy relevante.

Los días previos fueron muy calurosos. “Se midieron 33.5º a la sombra el día jueves en Buenos Aires” decía la edición de la fecha de Los Principios. Ese día, el sábado, había estado caluroso en Concepción, pero llegada la noche estaba muy agradable. Había un clima templado, para nada agobiante, era una noche deliciosa sin dudas.

Gardel sube entonces al escenario y se pronuncia “Sé que hay mucha gente afuera que no ha podido entrar. Abran la puerta y que entren todos los que puedan”. Seguramente habiendo acordado esto antes con el administrador del lugar, y quién gestionó su visita, el empresario de 26 años Víctor Tófalo -hijo-.

Tito y su amigo, los niños de la bicicleta, estuvieron dentro de “los que puedan”. Siendo pequeños de tamaño pudieron escabullirse entre la gente y ver, de a ratos y entre saltos, el espectáculo.

Pese a esta iniciativa de Gardel, hubo un centenar de personas que no pudieron entrar en el teatro.

Concepción del Uruguay era un ciudad pequeña que tenía entre veinte y treinta mil habitantes en el ejido urbano.

Toda la gente que vivía en la zona céntrica estaba escuchando el espectáculo en la puerta. Desde el hall, a treinta metros del escenario, se escuchaba fantástico, tanto la voz del Zorzal como las cuatro guitarras, Barbieri, Riverol, Petorori y Vivas.

Agradeció, antes de interpretar las canciones compuestas por sus guitarristas, la presencia de esos grandes músicos. “Me acompañan los muchachos” dijo. Rindiendo homenaje y admiración a su cuarteto de cuerdas.

Interpretó canciones muy variadas y en el medio conversó con el público, recuerda Tito hoy con 95 años. No era de hacer bromas con el público pero sí era muy cálido a la hora de conversar con los presentes. Se animó incluso a relatar sus comienzos en la música y su camino que lo llevó allí, a tocar frente a un lugar colmado en un pueblo del interior, interpretando sus grandes éxitos frente a una cantidad importante de matrimonios  que ocupaban las primeras filas.

De repente hizo un corte, los presentes, sobre todo los varones, salieron afuera a fumar, cosa que se acostumbraba en las funciones largas. Y Gardel descansó su voz, una de las más prodigiosas del tango. Gardel era un ídolo pero tenía que descansar.

Pronto volvió al escenario, cantó otra vez y finalmente, luego de tres horas de espectáculo, se despidió del público y abandonó el escenario. La gente de inmediato comenzó a abandonar el teatro, evidenciando la felicidad en su rostro. El Zorzal Criollo era el máximo ídolo de la canción y había pasado por nuestra ciudad. Tito abandonó de inmediato el lugar. Agarró su bicicleta, la cual había dejado sin candado y recostada sobre la pared por más de tres horas sin haber sido robada, cosa que ocurría en esos años, y volvió a su casa. Al día siguiente la gente comentaría lo ocurrido en cada esquina de la ciudad.

Gardel se sienta, tal vez toma algo de vino o caña y sale del teatro. No hay registros de en qué momento deja la ciudad, muchos sostienen que fue esa misma noche, cuando se subió a un pequeño barco y dejó el país. Lo que sí es seguro es que partió desde el puerto de la ciudad. Bajó por la escalera que conectaba el muelle con la embarcación, a pocos metros de donde hoy se encuentra la bajada de botes frente al edificio de la ex aduana y se dirigió hasta Paysandú.

Su visita al Uruguay y su despedida de Argentina

Carlos bajó del bote y se tomó una foto con su amigo “Santiaguito” Estefanell, de quien grabó el tango Caminito de Luna que iba a ser interpretado en su gira trunca en Medellín, y luego de pocas horas partió a Salto.

image007
Archivo El Telégrafo

Allí se hospedó en la casa de un íntimo amigo, Ireneo Leguisamo, donde actuó en dos oportunidades. Volvió a Paysandú, actuó allí otras dos veces en el teatro Florencio Sánchez, el 24 y 25 y luego cantó en Montevideo.

unnamed - copia

Fotografía tomada luego de un show de Gardel en el teatro sanducero. Colección Santiago Estefanell. Recopilación René Crosignani. Publicación El Telégrafo.

 

Volvió a Buenos Aires, donde no dió ningún show abierto. Allí grabaría 3 canciones y le harían una despedida en un recordado asado con 180 amigos. El 7 de septiembre, luego de firmar su testamento, iniciar un viaje hacia los Estados Unidos y concluir su vida en el fatal accidente de avión en Medellín.

La historia se encargaría de borrar de la memoria popular su actuación en nuestra ciudad. Tal vez, por que era entregar un rótulo gigante a una pequeña ciudad entrerriana y eso no servía a la imagen del Morocho del Abasto o quizás por esas vueltas de la vida.

Su nombre, recordado hasta nuestros días, viviría por siempre en la historia del Cine Teatro Avenida y de nuestra ciudad. La sala, hoy ocupada por una cadena de supermercados, sería una historia aparte.

Gardel se fue ovacionado luego del show, cantó a capella en una plaza e hizo que se abrieran todas las ventanas. Su voz y su sonrisa, plasmadas esa noche, serían uno de los hitos más importantes en la historia cultural de nuestra ciudad y de nuestro país.

Hoy tal vez sea solo Tito, el único que pueda relatar lo vivido esa noche, gracias a que se entrometió entre los cuerpos de los adultos para escuchar por tres horas el milagro de la canción del Plata.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: