Sala más que llena para el Lado B del Amor

60886053_1628963700570108_2199871283959693312_n

Por Adrián Gimenez

Pasadas las 21:30 comenzó El Lado B del Amor en el auditorio Carlos María Scelzi. Como introducción, Gabriel Rolón, agradeció a los presentes y habló de la importancia del tiempo. Tiempo que gastamos, algunos sin valorar, pero esa no era su actitud. Elige qué hacer con ese tiempo y ocuparlo en las cosas que realmente le interesa, y para dar comienzo a la obra dijo: “espero que este tiempo que gastaron, ya les quedan 3 horas menos de vida, lo sepamos aprovechar”. Risas en el auditorio, el cual, fue el común denominador de la obra.

Este artículo, bien top la designación, tiene spoiler, es decir contamos de qué trata.

La obra da comienzo en el consultorio de Rolón y una entrevista pautada con la periodista (Cintia Wila). Antes, hablan de diversos temas: de los griegos (tema muy recurrente en Rolón para hablar del psicoanálisis) la historia de la caja de pandora para hablar de los males. Temas desconocidos para la periodista, pero sí sabía y dejó entrever que el libro que había leído no le había gustad, El Lado B del Amor. La entrevistadora le cambia los planes al psicólogo y en lugar de hacer la entrevista le plantea analizar un caso, el de su amiga “Luciana”.

Aquí comienza en la obra el juego de planos muy bien ambientado con las luces y la increíble fluidez de los actores, que la hicieron muy dinámica. El relato de Luciana contado en primera persona por Malena Rolón y su psicólogo protagonizado por Alejo García Pintos. La obra pasa de planos e interacciones entre el relato de la periodista y Rolón, y por el otro lado el caso de Luciana. Culpable de todos sus males, intentan resolver con su psicoanalista, entre ellos: violencia de género, hija de una infidelidad y criada por el que había sido “traicionado”. Los conflictos en diferentes sesiones se empiezan a solucionar. Rolón le explicaba a la periodista el porqué del trabajo del psicólogo con Luciana ; sin quedar ella muy conforme con su proceder.

Entre charla y vino de por medio se genera atracción entre Rolón y la periodista, quien termina en el cuarto del psicólogo. Ya con más confianza se da a entender que la historia de la amiga en realidad era la de ella. La parte cómica de la historia en su gran parte era la de Rolón, en cambio el caso de Luciana y sus diversos conflictos eran los que ponían la cuota de “tristeza” y dejaban al auditorio mudo. Silencio que en varias oportunidades fue interrumpido por un celular de alguien del público con su volumen al máximo.

Llegando al final de la obra se produce el segundo giro,  cuando le plantea al Licenciado, para él cual era el “trauma” que más le afectó a Luciana. “Muy fácil” dijo Rolón: “el ser discriminada por la familia política del que había sido traicionada”. No le responde Cintia Wila. “Entonces la madre no se hizo cargo de su historia y la hace sentir culpable”. No, fue el primer hombre que la desvirgó, que luego de eso no la llamó más y ella se sintió inservible y sin entender… ¿no me reconoces? Eras el preceptor y yo esa pobre niña” a lo que sobre exaltado Rolón le dice: “éramos los dos unos niños, pero no te había reconocido, pero sigamos charlando”. No ahora soy yo el que te coge y no te llama más, conviví con eso pelotudo”. Risas por el final desopilante y un aplauso más que extendido con un público que quería que todo siguiera y no se terminara. 

20190928_230239

Perlitas

  • Más que lleno porque se utilizaron algunas sillas blancas extras a las butacas.
  • El equipo de cultura estuvo excelente en los detalles y las ubicaciones.  
  • El ringtone del celular del público que interrumpió en varias oportunidades, ya en la última ocasión todo el auditorio le prestó más atención que a la obra. Gabriel Rolón antes de que comenzara ya  lo había explicado: “necesitamos que apaguen los celulares porque si suena en medio de la obra y es un momento clave después es difícil remontarla”. Me imagino que la persona sería mayor de edad y no sabía como apagarlo (Acá iría el emoticon del hombre tapándose la cara).
  • Invirtió en sonido, que estuvo impresionante e impecable. 
  • Las luces más allá del papel en los cambios de diálogos, fueron bien ubicadas e iluminaban de forma correcta. 
  • La escenografía, impecable, como en la anterior obra. Cuando Rolón recorre el país sus seguidores saben que el espectáculo que brinda es de primera calidad. 

20190928_214059.jpg

Al final la gente compró los libros que no tenían de él. Y como ya es habitué hicieron la cola para el autógrafo y la foto.

20190928_230351.jpg

En esta oportunidad se puede decir que había mucha más gente esperándolo que la última vez que visitó Concepción del Uruguay. Mientras la gente esperaba se expresó: 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: