12 años de los puntuales: “el grupo humano es todo, somos familia”

Dylan

Por Dylan Beck

Martín Bianchi, uno de los fundadores de la murga uruguayense Puntuales Pa’ la Tardanza, recuerda, en diálogo con Concepshow, la historia, el desarrollo y las personas que han pasado por la agrupación musical.

El puntapié inicial lo dio Carlitos Cousido, allá por el 2007, organizando un taller de murga en la Facultad de Ciencias de la Salud. A partir de ahí, se comenzaron a juntar con la idea de formar una murga. 

Lo primero que hicieron fue ponerse a ver murgas consagradas, ya que por esos años se comenzaba a masificar el género a través de internet.  “En lo personal fue toda una epifanía, descubrí un universo que desconocía, a pesar de haber escuchado murga por mucho tiempo, ver a esos tipos en escena, fue mágico.” relata Martín Bianchi la génesis de Puntuales.

“Creo que para los demás compañeros de esa época fue más o menos lo mismo. A partir de ahí comenzó el trabajo de intentar llegar a ese lugar.  Un trabajo muy complicado. En ese momento Diego Franco que había dado el taller, venía cada quince días y armaba las voces y arreglos. Lo que el armaba un sábado, se lo destruíamos al sábado siguiente y lo tenía que volver a armar, una labor tremenda. Pasamos una año más o menos dando tumbos hasta que entró Mauro Richard como director y marcó un camino desde lo musical y nos puso a andar.”

45235894_10157017457119208_7672066270862245888_o

Martín es uno de los dos miembros fundadores que aún permanece en Puntuales, junto con Américo Schwartzman, quien ya no canta pero colabora de otros modos, como muchos otros ex integrantes que “dan una mano” cuando las necesidades lo demandan.

El nombre surgiría en uno de esos ensayos, cuando no eran más de cinco personas. Tenían un par de nombres en mente pero Cachi Ardaiz tiró (medio en joda) Puntuales pa la tardanza.  En ese momento no le prestaron demasiada atención pero poco a poco ganó su espacio y sin una competencia mejor quedó de manera definitiva.

¿Qué significa la murga para vos?

Es difícil responder. Podría decir que es un género artístico, hermoso, complejo y muy rico, una forma de expresión,  un  lugar donde exorcizar la realidad, una posibilidad de hacer arte popular. Pero me quedaría corto con todo eso porque la murga lo trasciende, es muchísimo más. Es un grupo de personas maravillosas, con las que compartir y discutir, con las que acordamos y peleamos, son alegrías, tristezas, broncas y sueños compartidos. Es trabajo duro y a veces agotador. Es una familia disfuncional y amorosa. Son noches compartidas y perros adoptados.

Desde lo musical encontramos en el Uruguay una cultura de murga muy fuerte. ¿Qué diferencia nuestra murga de la de ellos?

Principalmente la idiosincrasia. Todas las murgas argentinas al estilo uruguayo nacieron emulando, pero hoy hay una corriente muy fuerte que busca la identidad propia. Por más que copiemos al detalle, nuestras murgas son distintas, tienen otra sonoridad otra impronta que se da naturalmente. Hay cien años de murga que nos diferencian. En Uruguay se valora mucho esa identidad propia, incluso entre ellos hay diferencias entre la murga tradicional y la murga joven. Quizás nosotros nos parecemos más a la segunda.

27983427_10156364770279208_3368070767056385121_o.jpg

Las letras de las murgas siempre tienen un mensaje controvertido, ¿Cómo seleccionan el contenido de las letras que van a hacer canción?¿Quién las compone?

En nuestro caso es construcción colectiva. Funcionamos con una comisión de letras, los compañeros van tirando temas, canciones, cuartetas y la comisión va armando con ese material. Es bastante más trabajo pero enriquece mucho el repertorio. Hay veces que todo sale de una y veces que estamos meses dando vueltas a una letra y en el camino hay cuplés enteros que nunca llegan a cantarse. En realidad todo dentro de la murga se arma con ese criterio colectivo, desde lo artístico a la logística.

Retirada del “Si le digo le miento”, ensayo abierto, auditorio municipal “Carlos María Scelzi”. Video publicado 17 de abril de 2017.

12 años es mucho tiempo, ¿Cómo ha evolucionado la murga en estos años?

El grupo va evolucionando constantemente, por ahí verlo desde adentro es más difícil, pero se nota el cambio de un espectáculo a otro. En cuanto a lo técnico, cómo se resuelven cosas en poco tiempo que antes nos llevaban muchísimo… Hoy tenemos arreglos complejos y letras complejas que se arman en cuatro o cinco ensayos, cosa que era inimaginable hace unos años.

Se evoluciona en lo organizativo, hace unos años ni pensábamos en estar armando espectáculo nuevo a la par de hacer funcionar el Centro Cultural y hoy se hace. Lo grupal también va cambiando, el entendimiento hacia adentro, incluso con los compañeres nuevos es notable.

¿Cuáles consideras que son los escenarios más importantes sobre los que han actuado?

Todas las actuaciones son importantes, algunas más recordadas que otras, pero el camino se hace con cada paso. Hemos recorrido nuestra provincia, participamos en encuentros en Santa Fe, Paraná, Rosario, Mar del plata. Cantamos en Montevideo. Concursamos en Salto en dos ocasiones y una en Paysandú. Obtuvimos menciones a Mejor Director de Salto en 2016, Mejores Cupleteros en Salto 2016, Mejor Maquillaje en Salto 2018 y ese año el Cuarto Puesto y también fuimos finalistas en Paysandú.  Hemos compartido escenario con las murgas más renombradas y también hemos cantado en escuelas, en plazas, en el hogar de ancianos. Todo suma a la experiencia de la murga, cada una de ellas fue especial a su manera.

¿Qué dificultades encuentran hoy en día?

En un contexto de crisis política, social y económica como la que estamos viviendo, llevar adelante un proyecto autogestivo es sumamente difícil.  Generar los recursos económicos para hacerlo andar en todo un desafío. Sobreponernos a nuestras propias encrucijadas individuales y seguir aportando a lo colectivo es un desafío.  La solución que encontramos fue el trabajo cooperativo, juntos somos más fuertes y como dice la retirada de Desde Abajo (su espectáculo musical) “Nadie llega solo”.

¿Qué hace especial a Puntuales pa’ la tardanza?

El grupo humano es todo. Somos familia, no hay nada posible sin esta manga de inadaptados. No hay Murgalpón, no hay concurso, no hay espectáculo, no hay nada. Es un sueño colectivo y así se vive. 

Anhelo que lo construido perdure en el tiempo, que se siga afianzando el proyecto y camine solo, que siga creciendo como hasta ahora.

10547901_801722199876090_1488890646269998004_o.jpg
Martín Bianchi uno de los fundadores de la murga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: